«Blaise Compaoré asesinó a Thomas Sankara»

Rémi Riviere (traducido para Rebelión por Caty R)

«Blaise Compaoré planificó el asesinato de Thomas Sankara para tomar el poder en Burkina Faso». Esto es lo que afirma Prince Johnson, actualmente senador en Liberia y ex mercenario que, junto a Charles Taylor, participó en aquel golpe de Estado. Prince Yormie Johnson, célebre señor de la guerra famoso por torturar hasta la muerte al Presidente de Liberia Samuel Doe, es digno de crédito por tres razones:

La primera es que su declaración, pronunciada ante la «Comisión de la Verdad y la Reconciliación» de Liberia el pasado 26 de agosto, no era una cuestión fundamental, sino una anécdota dentro del aluvión de revelaciones sobre los 10 años de guerra civil en Liberia y la epopeya sangrienta de Charles Taylor. Por lo tanto, dicha afirmación no tenía ningún objetivo. La segunda es que Prince Jonson confirmó sus revelaciones ante un micrófono de Radio France Internationale (RFI) el pasado 25 de octubre, así como en la autobiografía que publicó en 2003, donde relata lo que vio y oyó como testigo de primera fila. La tercera razón que da plena credibilidad a sus acusaciones es que éstas, sobre todo, corroboran todas las investigaciones y testimonios recogidos hasta la fecha sobre este suceso.

Así que ya no vale la pena irse por las ramas de las precauciones periodísticas que se han controlado, durante más de veinte años, para decir en voz baja lo que se decía sin tapujos en las calles de Uagadugú: «Blaise Compaoré se convirtió en presidente gracias al asesinato de Thomas Sankara». Esta manera de decir sin decir, de señalar algunas cuestiones legítimas, de preguntar por qué Blaise nunca ha visitado a los padres de Sankara, que también fueron los suyos, de poner en duda la versión oficial, el hecho de que los soldados tomasen por su cuenta la decisión de asesinar al Presidente, que el acta de defunción de Thomas Sankara certifica una «muerte natural», todo eso ya no es necesario. Y la prensa de Burkina Faso, timorata inmediatamente después del testimonio del senador Johnson frente a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, ya no tiene que autocensurarse. Por primera vez, un testigo de primera fila cuenta los hechos.

En la RFI y en la AFP (Agence France Presse), Prince Johnson ha asegurado que en 1987 participó en el asesinato de Thomas Sankara con otros mercenarios, después de que Blaise Compaoré les pidiera que «lo echaran del poder»: «El número dos, Blaise Compaoré, nos pidió ayuda para derrocar a Thomas Sankara. Dijo que era la única manera de que nosotros pudiéramos vivir en Burkina Faso sin ninguna amenaza. Y matamos a Sankara. Lo hicimos porque era nuestro único medio para permanecer en Burkina Faso y organizar nuestro ataque contra Doe», declaró.

Ante el Tribunal Especial para Sierra Leona en 2004, el general John Tarnue, ex comandante general del ejército de Liberia, ya había contado este episodio refiriéndose a una reunión que tuvo lugar, hacia el mes de agosto de 1987, entre Blaise Compaoré, Charles Taylor, Prince Yormie Johnson, Samuel Varney, Duopo y «otros miembros procedentes del vecino ejército de Liberia». «Y entonces se pusieron de acuerdo, se agruparon y secundaron a Blaise Compaoré. En ese mismo año, 1987, asesinaron a Thomas Sankara», relató John Tarnue.

En su autobiografía publicada en 2003, Prince Johnson explica que cuando Sankara tuvo conocimiento del proyecto del golpe de Estado se negó a que se utilizara su país para desestabilizar Liberia. Por eso Taylor conspiró con Campaoré para asesinar al Presidente, escribió Johnson. Este último ha pretendido, incluso, atribuirse más importancia en el golpe de Estado al insinuar que habría participado directamente en el asesinato. Sin embargo se sabe que los soldados encargados de liquidar al Presidente eran burkineses y se publicaron sus nombres.

De ahí, seguramente, la razón por la cual el portavoz del gobierno burkinés, Philippe Sawadogo, el lunes 27 de octubre denunció en Radio France Internationale «las afirmaciones basadas en elementos un tanto ficticios», e incluso en «fantasías».

Aunque según el historiador Stephen Ellis, Prince Johnson no estuvo muy lejos de asesinar a Thomas Sankara. Citando fuentes cercanas a Johnson, el historiador explica que el 15 de octubre de 1987 «los liberianos habrían asegurado los alrededores del «Consejo de la Entente» mientras los burkineses estaban en el interior. Compaoré controlaba bien a sus comandos pero no las reacciones de las demás unidades militares».

Por lo demás, las acusaciones de Prince Johnson no están «basadas en elementos un tanto ficticios». Así, el riguroso investigador Stephen Ellis, escribió en 1999 en The Mask of Anarchy (Nueva York University Press, 1999, p. 68): «Prince Johnson y Samuel Varney (…) se hallaban entre los desertores del ejército liberiano presentes en Burkina Faso. Entonces Blaise Campaoré se puso en contacto con dichos liberianos y les pidió su colaboración para dar un golpe de Estado contra el Presidente de Burkina, Thomas Sankara. Según un antiguo colaborador de Compaoré, el Presidente de Costa de Marfil, Houphouet Boigny, estaba al corriente de las ambiciones de Campaoré. El 15 de octubre de 1987 los soldados burkineses bajo el mando de Compaoré, con la colaboración de un grupo de exiliados liberianos, incluido Prince Johnson, asesinaron a Thomas Sankara».

Ya en 1992, el periodista nigeriano Nkem Agetua afirmaba en su obra publicada en Lagos Operation Liberty, the Story of Major General Joshua Nimyel Dogonyaro, que Charles Taylor estaba implicado en la muerte de Sankara.

Prince Johnson no ha hecho más que confirmar que su grupo de mercenarios liberianos, entonces al mando de Charles Taylor, habían ido a Burkina para organizar el derrocamiento del Presidente liberiano Samuel Doe y que para eso debían efectuar una acción previa. En la misma entrevista en RFI Johnson afirmó que el Presidente de Costa de Marfil Houphouet Boigny, fallecido en 1993, apoyaba el derrocamiento de Sankara y permitió que los mercenarios liberianos «pasasen por su país para llegar a Burkina».

A ese respecto, François Xavier Veschave fue uno de los primeros que explicaron la connivencia entre Gadafi, Charles Taylor y Houphouet Boigny (que deseaba vengarse de Samuel Doe). Una red de intereses entre los jefes de Estado para la cual «la eliminación del Presidente Sankara fue, sin duda, el sacrificio fundacional».

Por lo tanto, Philippe Sawadogo puede considerar acertadamente esas acusaciones como «una intención de dañar nuestra imagen». En cuanto «el daño a la imagen» el portavoz del gobierno de Burkina Faso tiene toda la razón. En cuanto a «la intención» todavía hay que determinar qué poder podrá conseguir la recopilación de los testimonios, tan parecidos, de medios tan diversos. Aparte, naturalmente, de la realidad histórica.

Sin la aclaración por parte del principal acusado, que siempre niega su implicación en el asesinato, habrá que conformarse con estos balbuceos de la verdad que florecen a medida que pasa el tiempo. A menos que Blaise Compaoré se decida, como en Liberia, a poner en marcha un trabajo por la verdad como le reclama la Unión por el Renacimiento/Movimiento Sankarista (UNIR/MS).

Original en francés: http://thomassankara.net/article.php3?id_article=0677

Fuente http://www.rebelion.org/noticia.php?id=75455

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.